Sobre el blog

 

En 2003, con 27 años, me diagnosticaron Diabetes Tipo 1.
Aunque al principio pensé que eso significaría tener que renunciar a comer las cosas que más me gustaban, este blog es la prueba de que no es necesario hacerlo.
Nació de forma espontánea, sin pensarlo demasiado, y hoy espero que sirva para echar un cable a los que les apetece preparar platos RICOS SIN AZÚCAR, ya sea porque no quieren o, como yo, no pueden.

A lo largo de este tiempo he alternado diferentes tipos de edulcorantes:
En un principio usaba básicamente sacarina líquida (por tener mayor poder endulzante que la sacarina en polvo) Las primeras recetas del blog están edulcoradas de esta forma.
Sus inconvenientes eran un comportamiento no muy bueno a altas temperaturas y una excesiva hidratación en ciertas masas al romper la proporción entre ingredientes secos y húmedos.

Al cabo de un tiempo se anunció otro tipo de edulcorante llamado estevia. La estevia se puede emplear líquida o granulada (con una textura parecida a la de la sal gruesa) y tiene un alto poder endulzante, siendo necesario solamente una tercera parte de estevia que de azúcar. Veréis algunas recetas preparadas así, y el mayor inconveniente es un ligero sabor (similar al regaliz) que en ocasiones interfiere con el del resto de ingredientes.

Por último y más recientemente, he descubierto la tagatosa. También se emplea granulada (con una textura similar al azúcar glas) y su poder endulzante es aproximadamente el doble que el del azúcar refinado, por lo que sólo necesitaremos utilizar la mitad de tagatosa que de azúcar. Hasta el momento, no le encuentro ninguna pega (su sabor es neutro y no se altera a altas temperaturas) excepto su precio y la dificultad de encontrarla fuera del comercio on-line.

Para una consulta más en detalle de los diferentes tipos de edulcorantes que existen en el mercado, encuentro de mucha utilidad este artículo publicado en 2016 por “El Comidista”.

Por supuesto, para todos los que puedan y quieran preparar las recetas con azúcar, incluyo su equivalencia siempre que es posible.

¡Buen provecho a todos!

– Mayo 2011 -