Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

 

Es época de buñuelos (redonditos y grasientos), de torrijas crujientes, de pestiños, rosquillas, conejitos de chocolate (obligatorios en tartas, bizcochos, galletas y/o cupcakes) y de, por supuesto, Monas de Pascua emperifolladas.
Yo sigo sin entender la confusa relación entre huevos, conejos y monos. Parece que los conejos simbolizan la fertilidad (y si encima son de chocolate, que es un afrodisíaco, el mensaje está bastante claro) y los huevos representan la resurrección, pero todo se complica cuando añadimos las monas y El Padrino. Quizá debería volver a ver la película, a ver si lo pillo.

Pero hoy no traigo ningún dulce de Semana Santa, y la razón es muy simple: este año me ha cogido totalmente a contrapié. Básicamente, el calendario ha seguido su curso natural mientras yo miraba el paisaje… A lo tonto han ido pasando las semanas, ha llegado Abril y yo sin hacer los deberes (la excusa es bastante pobre, pero es la pura verdad)
Pero la propuesta de hoy no tiene nada que envidiar a buñuelos, torrijas ni pestiños, porque es bonita y deliciosa a partes iguales:

Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}


Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

No creo que nadie eche de menos a los revoltosos conejillos cuando mencione los ingredientes de este (tremendo) bizcocho: mantequilla, mascarpone, mermelada y pistachos.
Es difícil no contentar a los incondicionales del dulce y el salado presentando algo así en la mesa.

Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}


Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

Bizcocho de limón y mascarpone {con pistachos y mermelada}

La receta está tomada de este magazine alemán y sólo sustituí el glaseado de azúcar por mermelada de naranja. El resultado es espectacular y apabullante y sólo lleva poco más de 1 hora prepararlo.
Conejillos y compañía: echaos a temblar.

Ingredientes (para un molde rectangular de 25x11cm):
Ingredientes para el bizcocho:
* 125 gr mantequilla a temperatura ambiente
* 100 gr tagatosa (o 200 gr azúcar)
* 2 huevos medianos
* 1 limón mediano
* 150 gr mascarpone
* 200 gr harina
* 5 gr (una cucharadita) levadura química de repostería

Ingredientes para la cobertura:
* mermelada de naranja (yo utilicé mermelada de naranja y jenjibre de “St. Dalphour”)
* 100-125 gr pistachos (pesados con cáscara)

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Bizcochos | Etiquetas , , , | 2 Comentarios

Galletas de muesli y chocolate

 

Superada la crisis bacteriológica de hace un par de semanas (tras duras e intensas refriegas) y activado un tranquilizador DEFCON 5, vuelvo a mi estado físico-mental habitual (lo que, por otro lado, tampoco es gran cosa)

Estoy orgullosa de mis glóbulos blancos, que se enfrentaron como auténticos valientes a las belicosas cepas A/California/7/2009 (H1N1), A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2) y B/Brisbane/60/2008 (linaje Victoria) haciéndoles morder el polvo sin compasión.
Sospecho que, como recompensa por el trabajo bien hecho, están esperando un aumento de sueldo, días extras de vacaciones o servicio de cafetería gratis.
Afortunadamente, los glóbulos blancos, aunque valientes, son poco espabilados y desconocen los conceptos “defensa gremial” y “lobby sindical”. Además, con la carga de trabajo que se espera entre la astenia primaveral y la temible polinosis de betula, es mejor que no se me distraigan con fruslerías.

Pero como soy una jefa generosa y comprensiva, les he preparado estas deliciosas galletas que pienso disfrutar (mucho) en su nombre:

Galletas de muesli y chocolate

Galletas de muesli y chocolate

Las galletas contienen el ingrediente (legal) más estimulante después del café: el chocolate. Y por partida doble, porque además del cacao de la masa llevan pepitas de chocolate mezcladas con un buen muesli variado.
¿Os acordáis de esas bonitas galletas de avena y muesli? Pues este es el spin-off obligatorio con el chocolate como protagonista.

Galletas de muesli y chocolate

Galletas de muesli y chocolate

Me basé en la receta del muy recomendable blog “Cubes n Juliennes”. Ella emplea copos de avena que yo sustituí por muesli. También empleé ralladura de piel naranja en lugar de limón.
Reconozco que cuando las saqué del horno me llevé un buen chasco: eran las galletas más feas que veía en mucho tiempo (y os aseguro que me cuesta encontrarles defectos): arrugadas, irregulares, contrahechas…
Igual que ocurre con las personas, también en la cocina hay bellezas poco convencionales (algunos lo llaman encanto “rústico” o “enxebre“), así es que no os dejéis guiar por la primera impresión.

Galletas de muesli y chocolate

Galletas de muesli y chocolate

Son las galletas de chocolate más deliciosas (repito: MÁS DELICIOSAS) que he probado nunca. La masa es increíblemente tierna y está llena de sabor (¡y qué sabor!) Os recomiendo utilizar un muesli que tenga un poco de todo para potenciar los matices de la galleta.
Vamos a ello.

Ingredientes (para 14 galletas grandes):
* 225 gr mantequilla en pomada
* 60 gr tagatosa (o 120 gr azúcar)
* 2 huevos medianos
* 150 gr harina
* 1 cucharadita de levadura química de repostería
* 50 gr cacao en polvo sin azúcar (yo utilicé cacao puro “Valor” desgrasado y sin azúcar)
* 1 cucharadita de extracto de vainilla (o media vaina de vainilla natural)
* 1 cucharada de ralladura de piel de naranja
* 100 gr muesli variado (1)
* 70 gr pepitas de chocolate o chocolate negro troceado (yo utilicé chocolate “Valor” sin azúcar 70% cacao)

(1) Mi muesli contenía: copos de avena (38%), pasas sultanas (21%), higos, frambuesas (1%), manzanas, albaricoques, grosellas rojas (0,7%), dátiles, ciruelas, peras, fresas (0,2%), copos de espelta integrales (26%), espelta inflada (5%), miel, pipas de girasol, sésamo y harina de arroz

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Galletas | Etiquetas , , , , | 1 Comentario

Strata de huevos, jamón y espárragos

 

Llevaba seis meses esquivando al virus de la gripe. Zafé al principio del otoño, en Navidad, durante el pico de intensidad de la gripe en Enero…
Hasta ahora.
La semana pasada me pillaron por sorpresa, me arrinconaron en un callejón oscuro y me están dando una paliza de muerte.
El caso es que sospecho que siempre son los mismos microbios, porque los síntomas y las fases son exactamente iguales una y otra vez (y me los conozco como si fuera un estudiante de MIR):
DEFCON 4 (*). Primeras incursiones hostiles en la zona de la garganta.
DEFCON 3. Intensificación de los ataques en la garganta y detección de avanzadillas hacia las vías respiratorias superiores. Activación de fuego de cobertura para la retirada de glóbulos blancos debido al aumento exponencial de bajas. Victorias pírricas aisladas que provocan una ilusión transitoria de leve mejoría.
DEFCON 2. Multiplicación de los puntos calientes comprometidos: faringe, laringe, fosas nasales y senos maxilares y esfenoidales. Contraataque mediante fuego de supresión continuado: analgésicos, expectorantes, descongestionantes y antihistamínicos.
DEFCON 1 (situación actual) Bloqueo de vías nasales y tos irritativa (retirada y pérdida de posiciones en las vías respiratorias inferiores) Combates cuerpo a cuerpo. Declaración de Guerra Bacteriológica Total.

Y a todo esto, ¿qué hacen mis glóbulos blancos? Pues correr como pollos sin cabeza y dejarse acribillar. Mi sistema inmunológico ha sido capaz de reducir a papilla mi propio páncreas, pero no puede contra una panda de virus que campan por mi cuerpo cada invierno como una excursión de jubilados noruegos… Si trabajaran en una empresa de seguridad, ya les habrían despedido.

La receta de hoy va a tono con mi (mal)estado físico y mental, porque está hecha a base de sobras. El plato italiano se llama strata y consiste en restos de pan duro, huevos, cantidades industriales de quesos fundentes y cualquier otra cosa que admita.

Strata de huevos, jamón y espárragos

Strata de huevos, jamón y espárragos


Strata de huevos, jamón y espárragos

Strata de huevos, jamón y espárragos

La receta original era de lo más sugerente porque incluía huevos, bacon, nata y mucho queso. Yo sustituí el bacon por jamón serrano y añadí tomate y espárragos frescos. Me recuerda a una especie de revuelto de huevos, a medio camino entre una tortilla y un budín.

Strata de huevos, jamón y espárragos

Strata de huevos, jamón y espárragos

Lo bueno de estos platos de aprovechamiento es que pueden tunearse como se quiera. Admitiría champiñones, guisantes, pimiento morrón, cebolla rallada… Las variaciones son infinitas. Además, es fácil de preparar (mezclar y listo) y está de lo más bueno.

Ingredientes (para un molde redondo de 23 cm diámetro):
* 6 huevos
* 250 gr nata (35,1% mg) o leche evaporada
* cucharadita de sal
* una pizca de pimienta negra molida
* una pizca de albahaca seca (o unas hojas de albahaca fresca)
* 225 gr pan duro
* un puñado de tomatitos secos
* 115 gr jamón serrano
* 1 tomate pequeño
* 4 espárragos verdes frescos
* 150 gr queso Emmental y cheddar rallados

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Huevos y Tortillas | Etiquetas , , , , | 4 Comentarios

Buñuelos de ricotta y manzana

 

Si alguien ha advertido a su alrededor extraños fenómenos ópticos y auditivos, no se equivoca: efectivamente, volvemos a estar en ESA época del año.
Someramente, mi recuento esta vez ha sido de: tres tiarrones disfrazados de mujeres guardias civiles (con minifalda, peluca y bigote), una pareja de trogloditas con su hueso atravesado y sus pieles de leopardo (un clásico obligatorio en toda fiesta de buen gusto), una inevitable procesión de brujas, Frankensteins y zombies (a eso se le llama amortizar el disfraz de Halloween) y un señor en bata y zapatillas con una bolsa de basura (no sé si era un disfraz o efectivamente un señor en bata y zapatillas tirando la basura: es lo que tiene el Carnaval)

Tal y como yo lo veo, la única forma de superar el ridículo es compartiéndolo, así es que propongo la idea de un disfraz de cocido de Lalín (naturalmente) para grupos y/o familias con escaso sentido del pudor: uno iría caracterizado de lacón (preferiblemente alguien con cierta afinidad física), otro de tocino veteado (idem), otro de jarrete, chorizo, unto o morro (idem de idem), de haba o garbanzo, de manojo de grelos y, cerrando el grupo, el último iría vestido de escudilla. No hay problema si la comitiva es numerosa: podemos tirar mano del disfraz de café de pota, botella de aguardiente, comprimido de Almax… ¡Ya me parece estar viéndolos desfilar calle abajo bailando la conga!
¿Y por qué no ampliarlo también a buñuelo, torrija, filloa u oreja?
A ver, ¿quién no querría disfrazarse de esta maravilla?:

Buñuelos de ricotta y manzana

Buñuelos de ricotta y manzana

Y lo mejor de todo es que no hay que hacer dieta para caber en el traje.

Buñuelos de ricotta y manzana

Buñuelos de ricotta y manzana

Los buñuelos son probablemente la única razón por la que tolero el Carnaval, y estos en concreto lo hacen especialmente soportable porque tienen un relleno de ricotta y manzana sensacional.

Buñuelos de ricotta y manzana

Buñuelos de ricotta y manzana


Buñuelos de ricotta y manzana

Buñuelos de ricotta y manzana

Como muchas buenas recetas, ésta la tomé de un blog italiano. Existen preparaciones diferentes y en algunas de ellas la fruta se incorpora troceada a la masa, pero me daba la sensación de que al freír los buñuelos, la manzana iba a quedar cruda y dura. De esta receta me gustó la idea de rallarla, con lo que desaparecen los tropezones, la textura final es mucho más suave y conserva todo el aroma a manzana.
La ricotta aporta una cremosidad increíble y humedad a la masa (no es algo nuevo: echad un vistazo a estos buñuelos de ricotta, naranja y limón)
Y para completarlo tenemos un poquito de canela y un chorrito de brandy.
Seguro que se puede mejorar, pero es difícil.

Ingredientes (para 25-30 unidades, aprox):
* 1 huevo mediano
* 2 yemas
* 250 gr ricotta
* 30 gr tagatosa (o 60 gr azúcar)
* una pizca de sal
* 1 cucharadita de canela en polvo
* 1 cucharada de brandy
* 220 gr harina
* 5 gr (1 cucharadita) levadura química de repostería
* 2 manzanas pequeñas
* aceite de girasol (para freír)
* tagatosa en polvo o azúcar (para espolvorear)

Ingredientes para el queso ricotta (1):
* 500 gr leche entera
* 200 gr nata para montar (35,1% mg)
* una pizca de sal
* 2 cucharadas de vinagre blanco de buena calidad (o zumo de limón)

(1) Con estas cantidades se obtienen entre 200-220 gr de ricotta, dependiendo del tipo de leche y nata empleados. Yo dupliqué las medidas y guardé la ricotta sobrante.

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Buñuelos, Rosquillas y otras masas fritas | Etiquetas , , , | 8 Comentarios

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

 

Aunque el día viene que ni pintado para una divagación extensa y profunda sobre las relaciones amorosas y/o el ser amado, la verdad es que no tengo ninguna gran relevación que hacer sobre el tema.
Todo es viejo y sabido: el amor segrega ​dopamina, serotonina y varios ​millones de endorfinas​ que generan una sensación placentera muy agradable y adictiva, de modo que tratamos con un elemento que nos narcotiza, debilita y despista.
Una profesora de derecho civil nos llegó a afirmar que el amor debería ser una causa de incapacidad para contraer matrimonio y, aunque suena exagerado, la limerencia es un trastorno reconocido y diagnosticable. Pero además de enfermedad mental, resulta difícil negar la evidencia de que también es una droga que provoca dependencia (engancha), tolerancia (se gasta) y toxicidad (desgasta) Por eso resulta tan complicado reconocer si se está enamorado de alguien o sólo enamorado del amor. Es el caso de los románticos empedernidos, verdaderos adictos (aunque ellos no lo sepan) a esas hormonas locuelas y juguetonas.

Me siento como si estuviera dándole una paliza al pobre Cupido en el patio del colegio y robándole el dinero de la merienda, pero los mecanismos de la naturaleza son así de crudos, qué le voy a hacer (aunque Richard Dawkins se las apaña para explicarlos mucho mejor que yo y vender un montón de libros)
De todas formas, y por no chafar el día a ese buen montón de endorfino-adictos (que se estarán dejando la paga en regalos para ese Alguien Especial), hoy traigo una receta con uno de los principales productores de péptidos opioides endógenos: el chocolate.

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

Y hablando de amor y pasiones, resulta que esta receta es una feliz combinación entre dos especies deliciosas: los lamington y los brownies.
Nunca hasta ahora un emparejamiento dio mejor fruto: estos browie-lamingtons están buenos hasta decir basta.

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

La historia continua, y al chocolate de los brownies y al coco de los lamingtons se les juntó otra pareja dichosa: el mascarpone y la mermelada de naranja.
Así es que, recapitulando, tenemos coco, chocolate, mascarpone, mermelada y naranja. ¿Es o no es para enamorar?

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

Brownie-Lamingtons {rellenos de mascarpone y mermelada de naranja}

La base de la receta es del bonito blog “What Katie Ate” (incrementada un 50% para adaptarla a un molde ligeramente más grande: habiendo chocolate de por medio no hay que escatimar) y el resultado es un bizcocho de chocolate tierno y esponjoso (sí, es gracias a la mantequilla)
Estuve tentada a emplear esta otra variación de brownie, pero para este caso se necesita un bizcocho de harina y levadura que suba y tenga volumen para poderlo cortar y rellenar, así es que os recomiendo seguir la primera receta.

Ingredientes (para un molde rectangular de 26x19cm) (12 unidades):
Ingredientes para el brownie:
* 180 gr mantequilla en pomada
* 90 gr tagatosa (o 180 gr azúcar)
* 3 huevos medianos
* 180 gr harina con levadura incorporada
* 2 cucharadas rasas de cacao en polvo sin azúcar (yo utilicé cacao “Valor” puro, desgrasado y sin azúcar)
* 1 cucharada de Cointreau (opcional)
* 1 cucharadita de ralladura de piel de naranja
* 90 gr chocolate sin leche (yo utilicé chocolate “Valor” sin azúcar con 55% cacao)

Ingredientes para el relleno:
* 125 gr mascarpone
* 100 ml nata líquida para montar (35,1% mg)
* 25 gr tagatosa (o 50 gr azúcar)
* mermelada de naranja (yo utilicé mermelada de naranja y jengibre de St. Dalfour, sin azúcar ni edulcorantes añadidos)

Ingredientes para la cobertura:
* 240 gr leche entera
* 60 gr mantequilla
* 140 gr chocolate para postres o de cobertura (yo utilicé chocolate “Valor” para fundir sin azúcar)
* 250 gr coco rallado deshidratado

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Brownies y Chocolates | Etiquetas , , , | 4 Comentarios

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

 

Hace pocos días celebramos la despedida de un compañero de trabajo por prejubilación. Nuestro regalo fue un reloj. Pero no el clásico reloj de oro fardón, elegante y exclusivo, sino una moderna pulsera de actividad que mide los pasos, la frecuencia cardíaca, las calorías consumidas, el sudor y otra media docena de cosas más que uno desconocía de su propio cuerpo.
No tengo claro que el regalo le haya gustado mucho (sospecho que esperaba el reloj de oro o, conociéndonos, al menos uno chapado), y eso me ha hecho recordar mis tristes antecedentes gimnásticos.
No quiero ser injusta y quitarle mérito a mi profesora: la culpa es enteramente suya. Y lo dejo claro porque ya es difícil conseguir que uno acabe odiando cualquier tipo de deporte, ya sea de velocidad, de pelota o de resistencia.
Veinte años después de sudar la última camiseta, mi filosofía es simple: el mejor deporte es el que practican otros.
Y preferiblemente, lejos. No hay nada tan peligroso como exponerse a los perniciosos efectos de un grupo de adictos al ejercicio físico, que con el inocente anímate-que-contigo-somos-cuatro-y-así-podemos-jugar-a-dobles-y-lo-pasaremos-bomba acaban arrastrándote a una espiral destructiva de flato y agujetas de la que es muy difícil salir.
Solo hay dos cosas que me soliviantan más que una clase de gimnasia:
1. La gente que sujeta el paraguas como si fuera una bayoneta.
2. El poder de succión que ejercen los bajos de la cama (y los bajos de la cómoda y los bajos del sofá) cuando algo se cae al suelo y… ¿adivinas a dónde ha ido a parar?

Pero, a pesar de todo lo anterior, hay un caso en el que me plantearía volver a practicar deporte de forma activa.
Para quemar las calorías de esta deliciosa pizza:

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}


Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

Sé que esta receta tiene algo tremendamente tentador y es la mención (por partida doble) de la palabra “cerveza”.
No es extraño utilizarla para preparar masas de pan, ya que la levadura de la propia cerveza ayuda a la fermentación. La receta original es de la página Food52 y es muy difícil resistirse.
A mí me gusta incorporar especias a la masa base, y el orégano o la albahaca siempre combinan estupendamente.

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}


Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

Pizza de cerveza {con salsa a la cerveza}

Además de incorporar cerveza en la preparación de la masa, la añadí en la propia salsa para de darle perfume y sabor, y os aseguro que funciona.
Hay que tener cuidado con el punto de sal porque la cerveza acentúa los salados, de modo que es mejor no añadirla a la salsa y reprimirse con la cantidad de bacon (ya, es complicado)
Lo preferible en este caso es emplear butifarra blanca, porque tiene sabor sin ser picante ni resultar pesada.

Ingredientes (para 2 personas):
Ingredientes para la masa:
* 215 gr harina
* 65 gr harina integral (yo utilicé harina de espelta integral)
* 115 gr cerveza tibia (yo utilicé una cerveza rubia rica en lúpulo y malta)
* 55-65 gr agua tibia
* 5,5 gr levadura seca de panadería (o el doble de levadura fresca)
* 1 cucharadita de orégano
* 1 cucharadita de sal

Resto de ingredientes:
* 1 cebolla pequeña
* 40 gr rodajas de butifarra blanca o de salchicha o de bacon ahumado
* unas rodajas de pimiento amarillo pequeño
* 4 espárragos verdes finos
* una pizca de pimienta negra molida
* una pizca de orégano
* una pizca de albahaca
* salsa de tomate triturado
* 40 gr (medio vasito de vino, aprox) de cerveza
* 4 tomatitos deshidratados en aceite
* mozzarella y queso emmental rallados

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Pizzas | Etiquetas , , , , | 3 Comentarios