Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

 

Aquí estoy, en plena escaramuza con los últimos focos de resistencia de virus mientras escucho “Summer time” (la música amansa a las fieras, dicen, y si les gusta Ella Fitzerald como a mí, espero pillarlos con la guardia baja)
“Eso no es excusa, mona”, escucho por ahí atrás.
Muy cierto. Tenía intención de publicar el domingo 16 para celebrar el “World Bread Day” (Día Mundial del Pan) Una profesional no se acoquina ante unos bichos microscópicos, aunque cuando ellos son 4 millones (así me lo parecen, tal y como me están vapuleando) y yo sólo una, dan verdadero miedo.
Pero una profesional también es una persona de palabra (“en la salud y en la enfermedad”, prometes al tomar los votos blogueros) Así es que aquí traigo mi receta de pan, 48 horas más tarde, aunque igual de buena:

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

La receta original es del blog “Délices d’Orient” donde los llama “panes turbante”, un nombre de lo más descriptivo y simpático.

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}


Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Pero además del pan (y por el mismo precio) os dejo una receta de salsa romesco. Sí, la salsa por excelencia de verduras a la brasa, como los famosos calçots (de hecho, es la salsa gracias a la que muchos se declaran fanes incondicionales de la cebolleta de marras) La salsa tradicional es un poco picante (lleva ajos y guindilla), aunque fácilmente tuneable para una versión más suave (yo sustituí los ajos por cebolla deshidratada en especia)
Me confieso una incondicional del pan y de cualquier salsa donde mojarlo. Y si el pan lleva huevo, aceite, leche y encima se presenta bajo formas caprichosas y originales, ahí que me lanzo con la boca abierta.

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Ahora estoy contraatacando a los virus con el “I got you under my skin” de Frank Sinatra (un título muy al pelo, dicho sea de paso) y ya siento que comienzan a recular, los muy cobardes.
Creo que un bocadillo de antihistamínicos hecho con uno de estos panes-turbante tiene que ayudar a rematar la cosa definitivamente…
Buen provecho.

Ingredientes (para 10 piezas):
Ingredientes para la masa:
* 300 gr leche tibia
* 100 gr aceite de oliva virgen extra
* 1 huevo entero
* 1 clara
* 2 cucharaditas de azúcar (opcional)
* 2 cucharaditas de sal
* 1 cucharadita de semillas de amapola
* 660 gr harina de fuerza
* 25 gr levadura fresca de panadería (o la mitad de levadura seca de panadería)

Resto de ingredientes:
* 50 gr mantequilla fundida
* 1 yema de huevo
* unas gotas de agua
* semillas variadas (girasol, sésamo, lino, etc)

Ingredientes para la salsa romesco:
* 3 cucharadas de pulpa de pimiento choricero
* un puñado de avellanas tostadas con piel
* un puñado de almendras tostadas con piel
* una pizca de sal y pimienta negra molida (al gusto)
* 1 diente de ajo pelado y troceado (opcional)
* un pedacito de guindilla picante o chile
* 1 tomate pelado y troceado
* un chorro de aceite de oliva virgen extra
* un chorrito de vinagre balsámico de Módena
* una rebanada de pan frito en aceite (y escurrido)
* un poco de agua (para rebajar, si queda demasiado espesa)

Para preparar la masa de pan, mezclamos todos los ingredientes en un recipiente grande o en el bol de la amasadora:

Paso a paso: mezclar los ingredientes

Amasaremos durante unos 8 minutos (a máquina) o casi el doble (a mano) hasta que la masa quede bien ligada, suave y gomosa como un chicle:

Paso a paso: amasar

La masa tiene un alto nivel de hidratación, así es que será un pelín húmeda y pegajosa. Para despegarla de las paredes del molde, lo mejor es utilizar una rasqueta o una espátula. La masa debe ser así: debe estar en ese punto en el que, si la toqueteamos demasiado, tiende a engancharse un poco en los dedos, pero si se trabaja rápido con ella, no tiene ninguna complicación. No os asustéis, es una masa muy tratable.

Paso a paso: desenganchar con una rasqueta

Espolvoreamos con harina el interior de un molde limpio, formamos una bola y la colocamos dentro. Tapamos el molde con un paño o con plástico transparente y dejamos que fermente en un lugar cálido (por ejemplo, en el interior del horno encendido a 30ºC) durante 1 hora:

Paso a paso: dejar fermentar
Paso a paso: tras fermentar

Una vez haya doblado su volumen, la volcamos sobre la superficie de trabajo, ligeramente enharinada, y la dividimos en 10 porciones iguales de 112 gramos, aproximandamente:

Paso a paso: dividir en 10 piezas

Formamos una bolita con cada porción y la estiramos con un rodillo para darme forma de óvalo (de unos 22cm de largo, mínimo):

Paso a paso: formar un óvalo

Sin atrevesarla completamente, cortamos tiras de un dedo de grosor utilizando un cuchillo afilado y sin sierra:

Paso a paso: recortar tiras

Pincelamos las tiras con la mantequilla fundida:

Paso a paso: pintar con mantequilla

Enrollamos el óvalo en diagonal, lentamente y con cuidado, hasta formar una especie de cigarrillo:

Paso a paso: enrollar en diagonal

Retocamos si hace falta el cigarro (a mí se me desparramaban un poco las tiras en plan revoltoso), lo enrollamos sobre sí mismo y escondemos el extremo bajo el turbante:

Paso a paso: enrollar

Colocamos las piezas sobre una bandeja forrada con papel de horno y los dejamos fermentar en un lugar cálido, tapados con un paño, otros 40 minutos:

Paso a paso: dejar fermentar
Paso a paso: tras fermentar

Batimos la yema de huevo con unas gotas de agua y pintamos las piezas:

Paso a paso: pintar con yema de huevo

Las espolvoreamos con las semillas:

Paso a paso: espolvorear con semillas

Y, por último, las horneamos a 200ºC (a una altura media-baja) durante unos 20 minutos, o hasta que estén dorados y apetecibles.

Mientras los panecillos se templan, podemos preparar la salsa romesco.
Mezclamos todos los ingredientes en el vaso de una picadora o trituradora.
Como en casa no somos muy amigos del ajo y lo sustituí por una pizca de cebolla en especia.

Paso a paso:mezclar los ingredientes para la salsa
Paso a paso: triturar

Si la salsa queda demasiado espesa, diluidla con un poquito de agua o de aceite.
Os recomiendo que la probéis y corrijáis el punto de sal y pimienta a vuestro gusto.

Y ya tenéis listos un pan fantástico y una salsa deliciosa donde mojarlo:

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}


Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Gracias al aceite, al huevo y la mantequilla, la masa es tierna y muy esponjosa. Un pan enriquecido de la mejor clase, vamos.

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Turbantes de pan y semillas {con salsa romesco}

Generalmente, las masas que contienen huevo y grasas (como el brioche, por ejemplo) son masas de un día, y lo mejor es consumirlas en el momento. Este pan se mantiene óptimo el mismo día en que se hornea, pero se endurece pronto.
Una excusa perfecta para zampárselo sin dejar miga.

 
Tiempo: 15 minutos (preparación) + 1h 40 minutos (2 fermentaciones) + 20 minutos (horneado)
Dificultad: media

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Esta entrada fue publicada en Pan, Salsas y Aderezos y etiquedada como , , , , . Marca el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>