Rosquillas fritas de anís

 

Sabiendo cómo me gustan los roscos de vino (y cualquier polvorón, para qué auto-límitarnos) preparar estas rosquillas de anís era el paso lógico siguiente.
Ni siquiera recuerdo cuándo probé unas rosquillas por última vez, pero sí recuerdo que las últimas que olí fueron las que vendía un puestecillo frente al santuario de San Andrés de Teixido, hace ya más de 10 años.
Quizá sea una excusa un tanto pobre, pero oye, puestos a recuperar el tiempo perdido, me merezco, no una ni dos, sino tres (por lo menos) de estas olorosas y sabrosísimas rosquillas de limón y anís:

Rosquillas fritas de anís


Rosquillas fritas de anís

La receta original es ésta de “El Monstruo de las Galletas”: es fácil y no requiere utensilios especiales ni muchos ingredientes.
La única complicación es que la masa resulta bastante húmeda y pegajosa, aunque si se refrigera y se trabaja rápidamente sin manosearla en exceso, las rosquillas se preparan sin problemas.
Para conseguir un sabor y un aroma intenso a anís, conviene utilizar granos de anís verde seco. No sé si es una especia difícil de encontrar (yo la compré en una tienda de venta de especias a granel y quizá también la tengan en herbolarios), pero buscadla si podéis, porque marca la diferencia entre unas rosquillas buenas y unas deliciosas.

Rosquillas fritas de anís

Aunque haya pasado la Semana Santa (y más de uno ande a base de Almax para corregir los excesos de tanta torrija y tanta Mona de Pascua), tampoco va a pasar nada por salirnos del calendario unos cuantos días de más y darnos una alegría preparando estas rosquillas.
Por cierto, vamos a estar de alegrías un par de semanas, porque a esta receta le seguirá otra de buñuelos rellenos de ricotta
¿He dicho ya que tengo que recuperar el tiempo perdido?

Ingredientes (para 20 unidades, aprox):
* 2 huevos medianos
* 50 gr tagatosa (o 100 gr azúcar)
* 80 gr leche
* 80 gr aceite de girasol
* 50 gr licor de anís dulce
* una cucharadita de ralladura de piel de limón
* 2 cucharaditas de anís verde en especia
* 400-420 gr harina con levadura incorporada
* tagatosa o azúcar (para espolvorear)
* aceite de girasol (para freír)

En primer lugar, batimos los huevos con el azúcar (o edulcorante):

Paso a paso: batir la leche y el azúcar

Agregamos la leche:

Paso a paso: añadir la leche

Añadimos el aceite de girasol (recomendable frente al de oliva, que es más fuerte):

Paso a paso: añadir el aceite

Y agregamos el anís dulce, siempre batiendo al mismo tiempo:

Paso a paso: añadir el anís

Para incorporar los granos de anís verde yo los molí previamente, porque eran un poco grandes. Podéis colocarlos dentro de un par de bolsitas de plástico para bocadillos y pasar el rodillo por encima unas cuantas veces, hasta molerlos lo máximo posible (ojo, no va a quedar un polvillo: estos granos son duros de roer, pero al menos quedarán más disimulados en la masa):

Paso a paso:triturar las semillas de anís verde
Paso a paso: agregar el anís verde

Añadimos la ralladura de piel de limón y volvemos a batir la mezcla para que todo se incorpore bien:

Paso a paso: añadir la ralladura de limón

Por último, tamizamos la harina con levadura incorporada (si no, podéis emplear harina de repostería y un sobrecito de 5 gramos de impulsor), poco a poco, mezclando al mismo tiempo:

Paso a paso: añadir la harina

Yo empleé entre 400 gr y 420 gr de harina. Tened en cuenta que la masa debe adquirir un aspecto gomoso y pegajoso, así es que evitad la tentación de añadir más y más harina:

Paso a paso: amasar

Para poder trabajar la masa cómodamente sin desesperarnos ni acabar sobrecargándola con más harina de la necesaria, lo mejor es guardarla en la nevera y dejarla enfriar durante unas cuantas horas (o toda la noche)
Transcurrido ese tiempo, veréis que la masa ha cambiado su textura, está más compacta y apelmazada, y es algo menos pegajosa:

Paso a paso: enfriar la masa

Ahora es cuando debemos dar forma a las rosquillas.
Para hacerlo, nos engrasamos abundantemente las manos, cogemos una porción de masa del tamaño de una albóndiga y las vamos colocando sobre papel de horno:

Paso a paso: formar bolitas

Lo fundamental es trabajar deprisa, no manosear mucho las bolitas y limpiarse y volver a engrasarse las manos las veces que haga falta.
Una vez tengamos las bolitas formadas, abrimos un agujero en el centro, como si fuera un donut (vale: o una rosquilla), con el dedo índice (o el que más os apetezca) bien engrasado:

Paso a paso: hacer un agujero en el centro

Ponemos a calentar el aceite de girasol en una cazuela honda y para comprobar que está en su punto echamos una pizca de harina: si chisporrotea ligeramente, tiene la temperatura adecuada. No debe estar demasiado caliente (no debe echar humo, por ejemplo), o las rosquillas se quemarán por fuera y quedarán crudas por dentro.
Freímos las rosquillas un minuto por cada lado y les damos la vuelta:

Paso a paso: freír

Las iremos colocando sobre una hoja de papel absorvente para eliminar el aceite sobrante y estando todavía calientes, las espolvoreamos con azúcar (o tagatosa)

El resultado son unas rosquillas finísimas, ligeramente abizcochadas y que se mantienen tiernas durante varios días. O sea, perfectas para ponerse un domingo por la tarde y tener existencias para toda la semana (o lo que duren)

Rosquillas fritas de anís

¡Y ese delicioso perfume a anís! Después del olor a mantequilla cuando se hornea un brioche y el del limón cuando se cuece un bizcocho, el del anís es mi tercer olor favorito. Hará que vuestra cocina se transforme en una pastelería (¿y quién no querría vivir en una pastelería??)

Rosquillas fritas de anís

Guardadlas en un recipiente hermético y degustadlas con una taza de café, té, un vaso de leche o un chocolate caliente (siempre menciono el mismo orden aunque, para ser sincera, os recomiendo empezar por la última opción…)

Rosquillas fritas de anís

Espero que hayáis reservado un hueco en el estómago para esos buñuelos de ricotta
¡Buen provecho!

 
Tiempo aproximado: 4 horas
Dificultad: media

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Esta entrada fue publicada en Buñuelos, Rosquillas y otras masas fritas y etiquedada como , , , . Marca el Enlace permanente.

Una respuesta para Rosquillas fritas de anís

  1. zah dice:

    Aaaaaay!! Q pintaza!! Ya tengo plan para el Domingo por la tarde :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>