Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

 

Quién lo iba a decir: la versión “abreviada” de hojaldre está camino de convertirse en una de mis favoritas (y de las más amortizadas)
Ya visteis lo facilísimo que resulta preparar esos mugis rellenos de crema, a partir de la estupenda receta de hojaldre facilón de Mrs. Hudson.
Entonces os comentaba que esa receta era muy similar a otra, la de estos extra flaky crescent rolls de “Half Baked Harvest”.
Ambas son fantásticas, aunque la primera consigue una estructura hojaldrada más perfecta, con una bonita arquitectura de pliegues crujientes que se mantiene fresca más tiempo.

La segunda receta, sin embargo, ha resultado esconder una agradable sorpresa: si la masa no se deja leudar una vez formados los cruasanes y se hornea inmediatamente, no desarrolla tantos pliegues sino que adquiere una consistencia similar a la de un brioche blandito, tierno y mega espojoso.

Así surgieron (a modo de spin-off accidental), estos deliciosos y super fotogénicos bollitos de mantequilla:

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}


Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

La verdad es que no sabía muy bien cómo llamarlos. “Hojaldrados” quizá no sea el adjetivo más exacto, pero quería recordaros que parten de esa receta fácil de hojaldre.
Yo los describiría como “los mejores bollitos del mundo”, y no exagero. El sabor a mantequilla es muy intenso y me apuesto lo que queráis a que su esponjosidad supera la de cualquier masa que hayáis probado hasta ahora.
La diferencia con una masa común de brioche es enorme: mientras que el brioche es preferible consumirlo en el mismo día en que se hornea, esta masa hojaldrada se mantiene fresca y tierna mucho más tiempo. Eso permite que se puedan preparar con antelación y guardarlos sin miedo a que se resequen.

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Estos bollitos cambiarán vuestros desayunos. Cambiarán vuestras meriendas.
De hecho, os cambiarán la vida, porque ya no volveréis a pensar en un bocadillo de la misma forma.

Ingredientes (para 9 piezas):
* 60 gr agua templada
* 10 gr levadura seca de panadería
* 2 cucharaditas (10 gr) de azúcar
* 190 gr leche templada
* 1 huevo mediano
* 15 gr mantequilla
* 420 gr harina
* 1 cucharadita de sal
* 113 gr mantequilla semi-dura
* un puñado de semillas de sésamo, lino y/o amapola (opcional)
* 1 huevo batido (para pintar)

La receta original comienza mezclando el agua tibia con la levadura y las 2 cucharitas de azúcar y dejándolo reposar 10 minutos hasta que la levadura empiece a actuar y se forme una espuma en la superficie:

Paso a paso: dejar actuar el agua, la harina y el azúcar

Pese al uso de azúcar, yo seguí también estos pasos. En este caso no se puede utilizar edulcorante y, sinceramente, no creo que nadie vaya a salir malherido por incluir 10 gramos de azúcar en la receta.
De todos modos, si tenéis reparos, obviad el azúcar (la levadura reaccionará menos y la mezcla no hará prácticamente espuma) u obviad el paso completo e incorporad los ingredientes con los demás en el momento de hacer la masa.

Incorporamos esta levadura activa al resto de ingredientes (la leche, el huevo, los 15 gramos de mantequilla, la harina y la sal) en un recipiente grande o en el bol de la KA y mezclamos con el gancho amasador o unas varillas eléctricas, hasta que la masa ligue y quede ligeramente pegajosa:

Paso a paso: preparar la masa
Paso a paso: amasar

En este punto, yo tapé el bol con plástico transparente y lo guardé en la nevera toda la noche.
La ventaja de refrigerar la masa antes de trabajarla es que se vuelve mucho más dúctil y maleable sin estar tan pegajosa. En definitiva: es mucho más fácil de trabajar. Esta masa no es especialmente complicada, y si no tenéis tiempo, podéis continuar con la receta sin miedo.
Como yo sí soy algo miedica, la retiré de la nevera a la mañana siguiente. Comprobaréis que ha subido y que tiene un aspecto terso, suave y envidiablemente rejuvenecido:

Paso a paso: dejar leudar toda la noche

Volcamos la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y la estiramos con ayuda de un rodillo (también enharinado, para evitar que se pegue), hasta darle forma rectangular:

Paso a paso: estirar

Repartimos la mantequilla semi-dura sobre la plancha de masa, dejando un borde de unos 2cm alrededor:

Paso a paso: untar con la mantequilla

Plegamos un tercio de la masa, por el lado más corto y hacia el centro:

Paso a paso: doblar un tercio

Plegamos el otro tercio encima del primero (así obtendremos una masa en forma de rectángulo con 3 capas):

Paso a paso: plegar otro tercio

Envolvemos la masa en plástico transparente y la introducimos en el congelador durante 10 minutos.
Al cabo de 10 minutos, la retiramos, volvemos a enharinar ligeramente la superficie de trabajo y el rodillo, y estiramos la masa de nuevo, siempre en forma rectangular y en sentido contrario al del pliegue anterior:

Paso a paso: congelar y estirar

Volvemos a practicar los dos pliegues y volvemos a congelarla 10 minutos más:

Paso a paso: plegar
Paso a paso: volver a doblar

En total, realizaremos 3 pliegues (con un tiempo total de 30 minutos en el congelador)
Finalizado el último pliegue, podemos utilizarla directamente para preparar los bollitos, o podemos guardarla en la nevera y continuar la receta al día siguiente (la masa aguanta perfectamente un par de días refrigerada)

Para hacer los bollitos, estiramos y amasamos rápidamente la masa. La dividimos en piezas iguales (podéis pesarlas para aseguraros que son todas del mismo tamaño):

Paso a paso: dividir en porciones iguales

Aplastamos ligeramente cada pieza con la palma de la mano y colocamos en centro un puñadito de semillas variadas:

Paso a paso: agregar las semillas

Doblamos los extremos de la pieza hacia dentro y boleamos para darle forma redondeada:

IMG_2424_resize

Colocamos las piezas sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulforizado y las pintamos con el huevo batido:

Paso a paso: pintar con huevo batido

Por último, las espolvoreamos con semillas:

Paso a paso: espolvorear con semillas

Introducimos la bandeja en el horno (a media altura), precalentado a 190º, durante unos 10 minutos, o hasta que la superficie esté bien dorada.
Es posible que en al hornearse se abran un poco y pierdan la forma. No os preocupéis, es normal: los pliegues de mantequilla tienden a esponjarse y abrirse. Además, recordad que las recetas caseras no siempre son 100% perfectas.

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Lo primero que notaréis es lo bien que huelen. Después, lo tiernos que están y lo bien que saben.
Igual que en la receta original, yo utilicé harina común y el resultado fue excelente: los bollitos se mantienen fantásticamente tiernos un par de días.

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

Como veis por los ingredientes, no son unos panecillos dulces, de modo que pueden emplearse como acompañamiento de mermeladas, chocolate, membrillo… y también de queso, jamón o huevos fritos (doy fe: hice la prueba y la cosa estaba de infarto)
No dejéis de probarlos. Aunque lleva su tiempo (que no complicación), merece la pena.

 
Tiempo: de 2 horas a 1 día (preparación) + 10 minutos (horneado)
Dificultad: media

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Esta entrada fue publicada en Brioches, Cocas y Donuts, Hojaldre, Pan y etiquedada como , , . Marca el Enlace permanente.

4 Respuestas para Bollitos de mantequilla {ligeramente hojaldrados}

  1. Frabisa dice:

    Qué ricos tus bollitos, se ven tan tiernos que dan ganas de estirar la mano y coger uno. Yo estoy totalmente rendida a estas masas y desde que tengo la amasadora me parece que he descubierto la penicilina, menudas masas tan ricas. Me encanta la opción de hojaldrar un poco la masa en vez de poner la mantequilla junta en la masa como en el brioche, me lo apunto.

    biquiños

    • Helena dice:

      Pruébalo, Isa, porque el resultado es mejor que un brioche. A mí me sorprendió un montón. La primera vez que los hice en realidad pretendía preparar unos cruasanes. Cuando metí en el horno la bandeja, sin haberlos dejado leudar, y al sacarlos comprobé que eran unos bollitos tan esponjosos, me llevé una gratísima sorpresa :-D
      Y ya verás qué aroma y qué sabor: a pastelería de primera categoría.
      +Biquiños

  2. Mª José dice:

    Simplemente geniales. A mi no me conviene mucho mirar estas cositas porque soy de masa fácil. Besos

    • Helena dice:

      Jajaja, me encanta esa expresión. ¡Yo también soy de masa fácil!
      No tiene sentido resistirse: nos han hecho así ;-)
      Biquiños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>