Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

 

Este Agosto me lo voy a tomar sabático, culinariamente hablando, así es que las próximas dos semanas de Julio serán las últimas antes de fin de curso y del cierre de RSA por vacaciones. Como lo mejor es terminar con buen sabor de boca, vamos a hacerlo con redoble de tambores y una traca final de fuegos artificiales.
O sea, con un par de recetas dulces.
Aquí va la primera:

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur


Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

Cuando era pequeña mi madre y yo solíamos preparar una receta de tarta de queso y frutas variadas que habíamos sacado del especial de cocina de una famosa revista de cotilleos. Se preparaba en el microondas con una base de galletas trituradas. Tenía una pinta fantástica y creo que a las dos nos parecía que si una tarta llevaba fruta, estaba permitido repetir.
Esta receta no es exactamente como aquella. He preferido utilizar una masa de tarta tradicional y preparar un relleno menos cuajado a base de mascarpone y yogur: al no llevar huevo ni harina, la crema queda algo más suelta, pero si se refrigera durante unas cuantas horas (o mejor aún, toda la noche), no se romperá al cortarla.
La elección del mascarpone fue fácil, pero en el último momento me rajé y sustituí la nata montada por yogur. Os recomiendo yogur griego o bifidus porque son menos ácidos, y de ninguna manera queremos anular ese toque dulzón tan delicado del mascarpone.
Si tenéis menos complejos que yo, o lo vuestro son las tracas finales realmente explosivas, utilizad nata montada.

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

Tuve mis dudas sobre si hornear o no la tarta. Al principio pensé en hornear sólo la masa y no cocer la fruta, pero me parecía que no iba a quedar bien intregrada, que la base de la tarta iba a ir por un sitio y la cobertura, más dura y cruda, por otro. Al hornearla, el jugo de la fruta tiñe la crema de mascarpone, los gajos quedan tiernos y aunque no pelemos la fruta, queda tan pochada que se deshace al primer mordisco.
Como explico en el paso-a-paso, es preferible no utilizar fruta excesivamente madura o será muy difícil deshuesarla sin acabar con un montón de pulpa espachurrada en la mano. Por eso y porque las ciruelas pueden ser un pelín ácidas, pinté los trozos de fruta con unas pinceladas de mermelada de melocotón. Vosotros podéis hacer lo mismo o espolvorearla con azúcar antes de introducirla en el horno.

Ingredientes (para un molde de 29cm diámetro):
Ingredientes para la masa:
* 170 gr harina común
* 150 gr almendra molida
* 125 gr mantequilla fría
* 40 gr tagatosa (o 80 gr azúcar)
* 1 cucharada de agua muy fría (si es necesaria)

Ingredientes para el relleno:
* 250 gr mascarpone
* 250 gr yogur griego o bifidus
* 1 ½ cucharada sopera rasa de tagatosa (o 3 cucharadas soperas rasas de azúcar)
* una cucharadita de ralladura de piel de limón o de naranja

Ingredientes para la cobertura:
* melocotones amarillos y rojos
* ciruelas amarillas y rojas
* unas cucharadas de mermelada de melocotón (yo utilicé “Helios Diet” sin azúcar) o azúcar, para espolvorear

Comenzamos preparando la base de la tarta.
Para ello, seguimos los mismos pasos que para la receta de Tarta de limón y naranja.
Quizá sea debido al calor, pero los ingredientes ligaron en seguida y no necesité añadir agua fría para que la masa se compactara.
Probad a mezclar los ingredientes con las cantidades indicadas y, en caso de que os quede seca o muy grumosa, añadid la cucharada de agua fría y volver a amasar.
Una vez tengamos la masa lista, la repartimos sobre la base del molde (previamente engrasado con aceite o forrado con una hoja de papel de horno, para que no se pegue) aplastándola con la palma de la mano. Procurad que el grosor de la base sea uniforme y que las paredes de la tarta queden de la misma altura:

Introducimos el molde en la nevera durante unos 20 minutos, para que la masa se enfríe antes de hornearla.

Mientras tanto, preparamos el relleno:
En un recipiente batimos el queso mascarpone, los 2 yogures, el azúcar (o tagatosa) y la ralladura de piel de limón o de naranja:


Yo utilicé yogures con bifidus porque son un poco menos ácidos que los yogures naturales corrientes. Podéis emplear yogur griego y equivalente.
Reservamos.

Una vez la masa del molde esté fría, la introducimos en el horno, precalentado a 180ºC, durante unos 12 minutos, o hasta que comience a dorarse.
La retiramos y dejamos que se enfríe:

Mientras tanto, cortamos las frutas para la cobertura de la tarta:
Yo utilicé melocotones rojos y ciruelas rojas y amarillas, pero podéis emplear cualquier tipo de fruta con hueso que os guste: melocotones, ciruelas, nectarinas, albaricoques, o incluso cerezas, si las encontráis.
Lo más importante es que la fruta no esté excesivamente madura o se os romperá al deshuesarla y no podremos cortar gajos. Yo acabé con montones de gajos rotos y restos de pulpa de fruta que no quedaba presentable para decorar la tarta. Tranquilos, no la vamos a desperdiciar (ojo a la última foto de la entrada).
Para deshuesar la fruta, lo mejor es practicar un corte alrededor del hueso y girar las mitades de la pieza en sentido contrario, como si quisiéramos exprimirla. Si está excesivamente madura, se os deshará en las manos, pero si está en su punto, la parte superior saldrá fácilmente, quedando el hueso en la otra mitad. Lo retiramos con ayuda de un cuchillo y ya tendremos las 2 piezas deshuesadas.
Procurad cortar los gajos de forma regular, ni muy gruesos ni muy finos, y reservad los más perfectos:

Cuando la masa de la tarta esté fría, vertemos encima la crema de mascarpone y yogur:

Disponemos los gajos de fruta sobre la crema, comenzando desde el extremo exterior y hacia dentro:


Por último, calentamos en el microondas unas cucharadas de mermelada de melocotón (al calentarla se licuará ligeramente y será más fácil de aplicar) y pasamos unas cuantas pinceladas sobre la fruta.
En lugar de pintarla con mermelada, podeís espolvorear la fruta con azúcar.

Introducimos la tarta en el horno, precalentado a 175ºC, solamente con la resistencia inferior encendida, durante unos 30 minutos.
Encendemos ambas resistencias y la dejamos 15 minutos más, o hasta que la fruta quede bien tierna.
Consejo: para evitar que la masa se queme demasiado, apagamos el horno transcurrido el tiempo indicado y dejamos que la fruta termine de cocerse con el calor remanente.

Retiramos el molde del horno y cuando la tarta esté templada, la guardamos en la nevera durante unas cuantas horas (podéis dejarla toda la noche), para que al servirla esté bien fría:

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

¿Os acordáis de los trozos rotos y machacados de fruta que nos han sobrado al cortar los gajos?
Pues probad a mezclarlos con un pedazo de tarta, removedlo todo bien y ya veréis qué delicia:

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

Si se os ha quedado mal cuerpo por la mención de la nata montada y ahora no os la podéis sacar de la cabeza (perfectamente comprensible), servid el pedazo de tarta con unas cucharaditas de nata.
Haréis feliz al mascarpone ;-)
 
Tiempo: 30 minutos (preparación de la masa) + 10 minutos (preparación del relleno) + 45 minutos (horneado) + 4 horas o toda una noche (refrigerado)
Dificultad: media

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Esta entrada fue publicada en Frutas, Tartas y etiquedada como , , , , . Marca el Enlace permanente.

7 Respuestas para Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

  1. Noemi dice:

    Madre mía!!!! Estoy apunto de pillar el tren y plantarme en tu casa para catar semejante delicia. Por no hablar de las fotos son preciosas ♥
    Biquiños y disfruta del verano!

  2. La cocina de Mar dice:

    Me ha encantado esta tarta, se ve de lo más fresca. Además es que el mascarpone me vuelve loca…ainssss
    Besotes y que pases un buen día

  3. Montse dice:

    Se ve deliciosa! Y si es de fruta, como bien dices, se permite repetir.
    Justo estaba buscando recetas con ciruelas y me va a ir ideal. Gracias! Y felices vacaciones!
    Montse.

  4. IFeelCook dice:

    Me encantan este tipo de tartas, están taaan buenas. Que pases un feliz agosto sabático, jeje.

  5. Díle ahora mismo a Noemí que no puede ir a tu casa porque yo acabo de llamar al camión de las mudanzas y como en 9 horas estoy en tu casa plantá y sin intención de volver nunca más a la mía.
    Pero como se te ocurre hacer una tarta así?, la baba a cubos se me cae con sólo verla, pero si no le hace falta ni la nata!
    Temblando me voy a la cocina voy a mirar si lo tengo todo.
    Un beso preciosa!

    • Helena dice:

      ¡¡Qué poder de convocatoria tienen los melocotones y las ciruelas!! y eso que son frutas :-D ¿O será el mascarpone? ;-)
      Avísame si vienes que en 9 horas me da tiempo de preparar un par de tartas…
      Me alegro mucho de que te guste, Chelo.
      Ojo que lo más puñetero es deshuesar la fruta y cortar los gajos “en bonito”. Si no estás para contemplaciones, utiliza piezas maduras y líate a machetazos… la tarta sabrá igual e bien.
      Ya contarás.
      Besotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>