Tarta de almendra rellena de peras y chocolate

 

Algún purista va a terminar odiándome, porque no es la primera, sino la segunda vez que le meto mato a la Tarta de Santiago. Encima reincidente, bufff…
El caso es que mi intención no era hacer una Tarta de Santiago, sino este super suculento bizcocho de chocolate, peras y cardamomo de “Delicious everyday”. Pero cuando me puse a leer con más detalle los ingredientes, saltó la alarma del Detector de Tsunamis de Mantequilla: ¡315 gramos! ¡aaaauch!
Entendedme, no tengo nada en contra de la mantequilla: la mantequilla es íntima amiga de la Señorita Masa de Brioche (estupenda ella), por no hablar del Señor Bundt Cake, y como suele decirse, los amigos de mis amigos son mis amigos… Pero vaciar un paquete de mantequilla de tamaño familiar en la masa de un bizcocho, es algo que cuesta hacer incluso por un amigo íntimo.
Total, que seguí leyendo y pensando cómo reducir o sustituir la mantequilla, cuando de repente me di cuenta de que la receta empezaba a resultarme familiar: ¿en qué otra se emplea una mezcla de huevos y almendra molida y azúcar a partes iguales?
Bingo, en la Tarta de Santiago. Y si la Tarta de Santiago (sin forro) no necesita mantequilla, manteca o margarina para que cuaje, quizá en esta tarta de almendra rellena de peras y chocolate, tampoco sea imprescindible.
Así es que mandé a la mantequilla a su casa, la remplacé por otro huevo extra y añadí levadura a la harina para que la miga del bizcocho fuera más esponjosa.
Y este es el resultado:
Simplemente impresionante…

Tarta de almendra rellena de peras y chocolate


Tarta de almendra rellena de peras y chocolate

Es la tarta de almendra más suave y jugosa que he probado nunca. Tiene un color precioso y una miga densa y espesa, además de un delicioso aroma a cardamomo. Además, los gajos de pera y los tropezones de chocolate le dan un sabor y una esponjosidad increíble. Por cierto, desde las filloas rellenas del pasado Carnaval, la combinación pera y chocolate es otra de esas amistades para toda la vida.

Tarta de almendra rellena de peras y chocolate

Si andáis buscando una receta de bizcocho que quede jugoso sin tener que rellenarlo de nata, trufa o crema, optad por esta solución y rellenadlo con fruta. La pera tiene la ventaja de que se cuece más rápidamente que la manzana y, al ser también más carnosa, deja la miga más húmeda.
Una tarta deliciosa, fácil y muy presentable.

Ingredientes (para un molde redondo desmontable de 24cm diámetro):
* 6 huevos medianos
* 160 gr tagatosa (o 315 gr azúcar)
* 315 gr almendra molida
* 50 gr harina con levadura incorporada
* ½ cucharadita de cardamomo en polvo (o ralladura de piel de limón)
* 2 peras maduras de tamaño mediano (yo utilicé variedad Leclerc)
* 100 gr pepitas de chocolate (yo utilicé gotas de chocolate negro “Torras” sin azúcar)
* cacao puro sin azúcar, para espolvorear (opcional)

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Bizcochos, Tartas | Etiquetas , , , | 2 Comentarios

Galletas-libro {de canela y chocolate}

 

El otro día vi esta foto y me hizo pensar. Si los japoneses han logrado populizar el origami, ¿por qué a nadie se le ha ocurrido explotar el arte de modelar pasta de galleta? Sólo le encuentro ventajas:
1º Las galletas se comen y el papel no.
2º Es un entretenimiento fácil y relajante. En cambio, después de una sesión de papiroflexia supuestamente inofensiva, ¿cómo acabas? con un barquito de papel manoseado, contracturas en todas las falanges y un principio de aneurisma cerebral (algunos gráficos son más complicados de interpretar que los planos de una transbordador espacial)
3º Eeeem… no hay tercero… ¿de verdad no os he convencido con las razones anteriores??

En serio, modelar pasta de galleta es sencillo, bonito y gratificante.
Además, a estas alturas, seguro que sois ya unos expertos haciendo galletas en forma de rosa, ¿a que sí? Pues lo siguiente os parecerá chupado.
Atentos y…

Galletas-libro {de canela y chocolate}

voilà!:

Galletas-libro {de canela y chocolate}

Bonitas, ¿verdad?
Y es mucho más fácil de lo que parece: simplemente hay que recortar y superponer varias capas de masa y hacerles una marca vertical (presionando con el borde no afilado de un cubierto, por ejemplo) justo en medio.
Comencé con 4 capas, pero la cantidad ideal son 5. De este modo se consigue que las capas (las “hojas” de nuestro libro) se apilen y le den a la galleta esa bonita forma de acordeón, como si fuera un libro grueso y pesado.

Galletas-libro {de canela y chocolate}

La masa básica de mantequilla con la que se preparan galletas es muy dúctil y maleable, como la pasta de mazapán (¿recordáis qué sencillo fue decorar las bombas de pera?). Es muy parecido a hacer muñequitos de plastelina, y si la masa está lo suficientemente fría, conserva la forma sin problemas después del horneado.
Utilicé la receta base de las galletas con té verde. Esta vez las aromaticé con canela, pero podéis sustituirla por vainilla, ralladura de piel de limón o unas gotitas de anís.

¿Queréis ver cómo se preparan?

Ingredientes (para 12 galletas):
* 110 gr mantequilla a temperatura ambiente
* 1 huevo mediano
* 60 gr tagatosa (o 120 gr azúcar)
* 1 cucharadita de canela (o una pizca de vainilla o ralladura de piel de limón)
* 250 gr harina común
* chocolate negro de cobertura (opcional)

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Galletas | Etiquetas , , , | 18 Comentarios

Quiche de tomates, puerro y yogur

 

Como dicen los Beach Boys en su canción “Summer’s gone”, se nos ha acabado lo bueno, chicos.
Lo malo de volver de vacaciones no es solamente encontrarse con que todo lo que guardaste en la nevera se ha echado a perder (sólo sobreviven unas tristes rebanadas de pan de molde, frías y duras como fósiles en un glaciar), que has bloqueado la contraseña del equipo del trabajo (¿otra vez has vuelto a olvidar apuntártela?), o que en tu ausencia has recibido 1.145 notificaciones de redes sociales diversas (querida, asúmelo, nadie más te escribe) a las que, te repites por enésima vez, tienes que desuscribirte (y que encima te han colapsado la bandeja de entrada del correo)
Lo peor de volver de vacaciones es darte cuenta de que el mundo ha continuado sin ti, de que los jefes no se han volatilizado en estas 3 semanas (tampoco te han ascendido en vista de tu irremplazable ausencia, si es eso con lo que andabas fantaseando…), que los buses siguen petadísimos a las 8:00h y la alarma del despertador te perfora los oídos con el mismo pitido insistente que cuando te fuiste.
Es decir: nada ha cambiado. La vida sigue como si nunca te hubieras marchado.
Total, que a los dos de minutos de volver (el tiempo que se tarda en vaciar la maleta sobre la cama), ya te has zambullido en la rutina, el moreno incipiente y desigual (mi melanina trabaja por turnos) se ha esfumado de un plumazo y las vacaciones son poco más que un recuerdo borroso y lejano…

Como estoy en modo re-arranque y aún voy a tardar un poco en recuperar el ritmo perdido (paciencia: cuesta volver a poner en marcha la rotativa), hoy vengo con una receta facilísima (de las de no mancharse apenas las manos), pero muy buena.
Es una variación de la galette de tomates y masa de maíz que ya visteis hace un par de años, en la que he sustituido el queso en crema del relleno por yogur.
¿Resultado? Una tarta más ligera pero igual de cuajada y sabrosa.

Quiche de tomates, puerro y yogur

El otro día me preguntaban qué tipo de comida me gusta y (descartado el marisco, casi todos los peces, las carnes rojas y los animales que reptan) creo que las tartas de verduras son uno de mis platos favoritos (no es difícil: cualquier cosa que se lleve “tarta” o “pastel” en el nombre, tiene mi apoyo incondicional)

Quiche de tomates, puerro y yogur

Entremos en materia:

Ingredientes (para un molde redondo):
* 1 lámina redonda de masa brisa (comercial o casera)
* 430 gr tomates maduros
* 1 puerro grande
* medio pimiento rojo grande
* 200 ml nata líquida ligera (18% mg)
* 2 yogures naturales, griegos o con bífidus (250 gr)
* 1 huevo mediano
* sal, tomillo, orégano y albahaca
* 4-5 cucharadas soperas de queso rallado tipo parmesano

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Quiches y Galettes | Etiquetas , , , , | 5 Comentarios

Helado de avellanas

 

Escribo esta entrada mientras en la minicadena suena “God Only Knows”, de los Beach Boys. Afuera luce un sol espectacular con un cielo azul limpio de nubes y el viento sopla algo racheado, meneando las copas de los árboles al compás de la música.
Estamos en esa bonita estación coruñesa llamada “casi-verano” (si no estás familiarizado con la peculiar climatología ártabra, léete este post) y el relax estival impregna el ambiente de cierta indolencia. La misma con la que los ciclistas sacan a pasear sus bicis recién compradas o la misma con la que los bañistas se apiñan, espatarrados al sol, en playas y calitas (provistos, por si acaso, de chaqueta y tienda cortavientos)
Parece que el ritmo de la ciudad se ralentiza, como si todos entráramos en modo “suspensión”.

Bueno, lo que es yo, tengo claro que ya puedo retirarme a descansar. He preparado una receta que tenía pendiente hace tiempo y creo, sinceramente, que me he ganado un respiro hasta Septiembre.
¿Que cuál era esa receta pendiente?
Pues esta maravilla de helado:

Helado de avellanas

Os había comentado alguna vez que los frutos secos dan siempre helados cremosos y bien mantecados. Hace un par de años preparé un helado de pistacho y un helado de nata-nuez que sacarían los colores a muchos de esos esmirriados cucuruchos comerciales, y éste no se queda corto.
Para prepararlo, simplemente hay que mezclar las avellanas molidas con una base de leche, nata, yemas de huevo y vainilla. Después de un ratito en el fogón, otro ratito en la nevera y un golpe de máquina heladera (o de congelador) conseguiremos un helado de intenso sabor a avellanas:

Helado de avellanas

¿Preparados para esta última receta?

Ingredientes:
* 500 ml leche semi-desnatada
* 500 ml nata (35,1% mg)
* media vaina de vainilla
* 4 yemas de huevo
* 105 gr tagatosa (o 210 gr azúcar)
* 250 gr avellanas (tostadas sin piel) molidas
* 2 cucharaditas de licor Fra Angelico
* avellanas tostadas sin piel y unas cucharadas de mermelada de melocotón o miel (para decorar)

Al igual que hicimos en el helado de tiramisú, el primer día prepararemos la base de natillas y, una vez templada, la guardaremos en la nevera toda la noche para que se enfríe. Al día siguiente, verteremos la crema ya fría en la máquina heladera (o directamente en el congelador)

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Helados y Granizados | Etiquetas , , , , | 5 Comentarios

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

 

Este Agosto me lo voy a tomar sabático, culinariamente hablando, así es que las próximas dos semanas de Julio serán las últimas antes de fin de curso y del cierre de RSA por vacaciones. Como lo mejor es terminar con buen sabor de boca, vamos a hacerlo con redoble de tambores y una traca final de fuegos artificiales.
O sea, con un par de recetas dulces.
Aquí va la primera:

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur


Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

Cuando era pequeña mi madre y yo solíamos preparar una receta de tarta de queso y frutas variadas que habíamos sacado del especial de cocina de una famosa revista de cotilleos. Se preparaba en el microondas con una base de galletas trituradas. Tenía una pinta fantástica y creo que a las dos nos parecía que si una tarta llevaba fruta, estaba permitido repetir.
Esta receta no es exactamente como aquella. He preferido utilizar una masa de tarta tradicional y preparar un relleno menos cuajado a base de mascarpone y yogur: al no llevar huevo ni harina, la crema queda algo más suelta, pero si se refrigera durante unas cuantas horas (o mejor aún, toda la noche), no se romperá al cortarla.
La elección del mascarpone fue fácil, pero en el último momento me rajé y sustituí la nata montada por yogur. Os recomiendo yogur griego o bifidus porque son menos ácidos, y de ninguna manera queremos anular ese toque dulzón tan delicado del mascarpone.
Si tenéis menos complejos que yo, o lo vuestro son las tracas finales realmente explosivas, utilizad nata montada.

Tarta de melocotones y ciruelas con mascarpone y yogur

Tuve mis dudas sobre si hornear o no la tarta. Al principio pensé en hornear sólo la masa y no cocer la fruta, pero me parecía que no iba a quedar bien intregrada, que la base de la tarta iba a ir por un sitio y la cobertura, más dura y cruda, por otro. Al hornearla, el jugo de la fruta tiñe la crema de mascarpone, los gajos quedan tiernos y aunque no pelemos la fruta, queda tan pochada que se deshace al primer mordisco.
Como explico en el paso-a-paso, es preferible no utilizar fruta excesivamente madura o será muy difícil deshuesarla sin acabar con un montón de pulpa espachurrada en la mano. Por eso y porque las ciruelas pueden ser un pelín ácidas, pinté los trozos de fruta con unas pinceladas de mermelada de melocotón. Vosotros podéis hacer lo mismo o espolvorearla con azúcar antes de introducirla en el horno.

Ingredientes (para un molde de 29cm diámetro):
Ingredientes para la masa:
* 170 gr harina común
* 150 gr almendra molida
* 125 gr mantequilla fría
* 40 gr tagatosa (o 80 gr azúcar)
* 1 cucharada de agua muy fría (si es necesaria)

Ingredientes para el relleno:
* 250 gr mascarpone
* 250 gr yogur griego o bifidus
* 1 ½ cucharada sopera rasa de tagatosa (o 3 cucharadas soperas rasas de azúcar)
* una cucharadita de ralladura de piel de limón o de naranja

Ingredientes para la cobertura:
* melocotones amarillos y rojos
* ciruelas amarillas y rojas
* unas cucharadas de mermelada de melocotón (yo utilicé “Helios Diet” sin azúcar) o azúcar, para espolvorear

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Frutas, Tartas | Etiquetas , , , , | 7 Comentarios

Helado de tiramisú

 

Hay un par de helados que me moría de ganas de probar este verano: el de café (quizá con unas pepitas de chocolate) y el de avellanas (los frutos secos siempre dan helados densos y cremosos)
Había puesto la cubeta de la heladera en el congelador y ya tenía comprada la nata y las avellanas cuando, buscando la receta, encontré esta otra delicia de “Playful Cooking”:
Lo primero que pensé fue: “oooooooh”. Y luego: “¡¡¡OOOOOOOH!!!”

Helado de tiramisú

Cuando hablan de los “clásicos italianos” yo no pienso en ópera, ni en Miguel Angel, Leonardo y compañía. A mí me viene a la cabeza un tiramisú.
¿Y sabéis qué es lo único comparable a un tiramisú? Bingo: un helado de tiramisú. Con su mascarpone, su café, su cacao en polvo y, por supuesto, sus gotitas de licor Fra Angelico:

Helado de tiramisú

Yo no los busqué para no caer en la tentación de comprarlos, pero seguro que en algún sitio venden melindros sin azúcar. Si no los encontráis, una galleta sirve exactamente igual para decorar, mojar y ponerse las botas…

Helado de tiramisú

El helado se prepara a partir de una base de crema de yemas de huevo, nata y leche (“custard” o natillas), a la que se incorpora el queso mascarpone, el café y el licor. La cantidad de café dependerá de si os gusta un sabor intenso o preferís un matiz más suave. Yo utilicé una cucharilla de café y no quise echar demasiado. Mi consejo es que sigáis las indicaciones de la receta y, una vez la crema esté fría y antes de introducirla en la heladera (o en el congelador, si mantecáis el helado manualmente), la probéis y rectifiquéis la cantidad de café.
El alcohol (brandy/cognac, ron o licor de almendras combinan muy bien) es opcional, pero ayudará a evitar que el helado cristalice durante la congelación.

Ingredientes:
* 3 yemas de huevo
* 55 gr tagatosa (o 112 gr azúcar)
* 250 gr mascarpone
* 375 gr leche semi-desnatada
* 125 gr nata (35,1% mg)
* media vaina de vainilla
* 3 ó 4 cucharaditas de café soluble cargado
* 2 cucharaditas de licor Fra Angelico, brandy o ron
* cacao puro en polvo para decorar (yo utilicé cacao “Valor” desgrasado sin azúcar)

Seguir leyendo

  • Print
  • PDF
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Meneame
  • Tumblr
Publicado en Helados y Granizados | Etiquetas , , , | Deja un comentario